De dónde venimos y hacia dónde vamos

Bienvenidos!!! El ciberespacio es muy parecido a nuestro país, la República Argentina: un lugar donde todo parece posible pero la gran mayoría de las cosas son mentiras, donde nos encontramos de muchas maneras pero a la vez nos separamos de lo verdadero. Entonces, ¿por qué no usarlo para pensarnos como individuos y ayudarnos a la única búsqueda que nos es común como humanidad: la búsqueda de la felicidad?. Ojalá estemos de acuerdo, pero más deseo aún que discutamos, porque será la manera de definir entre todos un camino mejor al que venimos llevando.

martes, 6 de julio de 2010

Retorno con una disgresión mundialista

"De nuevo estoy de vuelta, después de larga ausencia..." Y sí, me ausenté de este espacio de reflexión por un largo rato; ya saben cómo es esto: trabajo, compromisos familiares, personales, falta de tiempo...excusas válidas todas que desvían de un propósito pero cuando éste es sincero sirve para un tiempo pero no para siempre. Así que acá estoy nuevamente, venciendo el temor a la pantalla en blanco y compratieno con ustedes algunas reflexiones.

Antes de seguir en donde me quedé, quiero compartir una reflexión mundialista:
A pesar de no considerarme un futbolero típico, cada cuatro años me agarra la fiebre del Mundial (como a casi todo el mundo) y me pongo a seguir los partidos (de nuestra selección, no se vayan a creer que miro mucho más que los resúmenes, a lo sumo algún partido de Brasil o algo que me quede muy delante de los ojos, como Uruguay-Ghana).

Como no entiendo de fútbol (¿hay alguien que entienda de verdad de fútbol o todos, profesionales y periodistas incluidos, no tienen otra cosa que opiniones?) le doy una mirada desde otro lugar, el que conozco un poco más. Entonces me detengo en lo que pasa alrededor, tratando que un evento deportivo que en el fondo no nos va ni nos viene (salvo que usted sea representante de jugadores o jugador, ganar o perder un Mundial no le va a cambiar la vida, por más que parezca lo contrario...) deje alguna conclusión válida, alguna enseñanza que poder aplicar en nuestra vida cotidiana.

Y me quedé con lo siguiente: Maradona supo transmitir a un grupo de personas de distintas extracciones, clubes, experiencias y fortunas la idea de la pasión. Nuestros jugadores jugaron (es redundante pero tal vez quiero recordar a todos que se tata de eso, de un JUEGO) con pasión y entrega; pusieron todo de sí en la cancha, se comprometieron con la alegría de la gente, jugaron para y por la camiseta, se identificaron con un estilo.

¿Qué nos pasaría como país si hubiera un líder que comprometiera a todos los argentinos con la pasión de los objetivos de una nación, si apareciera alguien que nos uniera, nos "enbanderara" de argentinidad y nos marcara el rumbo del cumplimiento de nuestros sueños?

¿Lo seguiríamos gustosos, nos emocionaríamos con cada chance de ganar, de vencer nuestros miedos, de alcanzar el máximo de nuestras posibilidades?

Parece que el público algo captó de esto, ya que su recibimiento fue masivo, alegre y extraordinario, en un país que tiende a canibalizar sus ídolos con una gran velocidad.

Vaya esta entrada como recordatorio, cada vez que nos pongamos a criticar sus errores como técnico en la mesa de café....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada