De dónde venimos y hacia dónde vamos

Bienvenidos!!! El ciberespacio es muy parecido a nuestro país, la República Argentina: un lugar donde todo parece posible pero la gran mayoría de las cosas son mentiras, donde nos encontramos de muchas maneras pero a la vez nos separamos de lo verdadero. Entonces, ¿por qué no usarlo para pensarnos como individuos y ayudarnos a la única búsqueda que nos es común como humanidad: la búsqueda de la felicidad?. Ojalá estemos de acuerdo, pero más deseo aún que discutamos, porque será la manera de definir entre todos un camino mejor al que venimos llevando.

martes, 2 de febrero de 2010

La segunda C

Me imagino que ya tendrás organizada tu lista de afectos, recursos materiales, habilidades y disponibilidad. De por sí, esta lista puede proporcionar dos cosas: alegría o desazón. Lo primero se da en caso que uno cuente con apoyos emocionales de esos que nos ayudan y enriquecen, lo segundo si vemos que nos están faltando estas columnas o si estamos escasos de lazos afectivos.

Si tu caso es el primero, ya estás comenzando a recorrer conscientemente este camino que nos lleva a la felicidad. Esto es porque en un país inestable como el nuestro nada es tan permanente como la red de afectos que podamos armar a nuestro alrededor. No es casual que se hable tanto de que en los países "exitosos" los lazos emocionales, de amistad o de familia sean tan difíciles de mantener y cultivar; una de las causas es que la gente se orienta mucho a su desarrollo profesional o laboral y descuida el cultivo de estos vínculos.

En caso que sientas cierta escasez en esta columna, es una buena oportunidad para pensar cómo estás distribuyendo tus tiempos y energías actualmente, si estás dedicando espacios a sembrar nuevos vínculos o estás atendiendo consecuentemente los antiguos.

En cualquiera de los dos casos, vamos a pasar a la columna del medio, algo que nos permitirá avanzar más concretamente en nuestra búsqueda.
Así como en la primera anotamos como título CANTIDAD, en ésta anotaremos CANON.

La palabra Canon significa Vara o Medida, normalmente se utiliza para referirse a un estilo literario pero aquí la usaremos para comenzar a darle forma a lo que ya tenemos consignado.
Al lado de cada una de las anotaciones de tu primera columna irás agregando un valor que mida lo que esa entrada aporte a tu felicidad. Para facilitar el conteo, el límite de puntaje a asignar será de cinco puntos, evaluados desde la siguiente escala:

1 - No aporta nada
2 - Aporta poco
3 - Aporta algo
4 - Aporta mucho
5 - Es un aporte fundamental

Sobre esta base calificaremos a los elementos de nuestra lista, desde el criterio más subjetivo posible. Aclaro este punto: siempre se habla del valor de la objetividad, de que al juzgar algo o alguien debemos ser lo más objetivos posibles y otros elogios de la imparcialidad y la objetividad.

Yo sostengo que la objetividad es algo que nos cuesta mucho humanidad pero a los argentinos nos es especialmente esquiva. Nosotros tenemos a ponerle el corazoncito a casi todo, no hay manera que juzguemos u opinemos con este criterio de objetividad nada de lo que pasa a nuestro alerededor, mucho más cuando las cosas sueceden o pertenecen al campo de nuestra propia vida.

Si no fuera así, no decidiríamos sobre la base de nuestras simpatías, seríamos más "serios" en nuestras opiniones y las encuestas callejeras serían mucho más aburridas...
Baste que vea cualquier nota hecha en exteriores, donde se pregunte cualquier cosa: el conflicto con el campo, la renuncia de Redrado, la actitud del Gobierno de turno, el desempeño de la Selección o la inmortalidad del cangrejo y allí tendrá ocasión de ver la objetividad nacional en acción, para no hablar de las caras, gestos y comentarios de los conductores de noticieros, que supuestamente deberían ser los adalides de la objetividad pura.

La tan mentada objetividad es buena para los científicos (aunque desde la aparición de la Física Cuántica y Einstein todo se ha vuelto muy relativo) pero cuando se trata de nuestra propia vida casi no hay manera de ponernos una bata y un microscopio para analizar fríamente a los coprotagonistas de nuestra vida.

Entonces no trataremos de invocar en vano una cualidad que nos cuesta sobremanera, por lo que usaremos nuestra opinión personalísima, sin fijarnos en el entorno o las opiniones de los demás: Por ejemplo: Si usted tiene un cuadro de fútbol dentro de sus afectos y que pierda o salga campeón afecta importantemente su ánimo, póngale un 5 sin culpas, ya iremos viendo cómo "pilotear" esa circunstancia si llega la hora funesta para el club de sus amores, yo personalmente no soy futbolero (sí, soy un argentino raro) pero puedo entender razones ajenas.

Entonces usted calificará todos elementos de su lista otorgándole la importancia o el aporte que simbolizan en su camino de felicidad.

Puntúe sin culpa, analizando en profundidad cada ítem y en la próxima la seguimos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada