De dónde venimos y hacia dónde vamos

Bienvenidos!!! El ciberespacio es muy parecido a nuestro país, la República Argentina: un lugar donde todo parece posible pero la gran mayoría de las cosas son mentiras, donde nos encontramos de muchas maneras pero a la vez nos separamos de lo verdadero. Entonces, ¿por qué no usarlo para pensarnos como individuos y ayudarnos a la única búsqueda que nos es común como humanidad: la búsqueda de la felicidad?. Ojalá estemos de acuerdo, pero más deseo aún que discutamos, porque será la manera de definir entre todos un camino mejor al que venimos llevando.

domingo, 10 de enero de 2010

Nuestros mejores malos ejemplos

Las identidades nacionales, al igual que la de las personas, se van constituyendo por imitación. Uno va absorbiendo de los padres, abuelos o ancestros distintas formas de pensar y hacer que con el tiempo y la repetición nos definen.

Para la construcción de una identidad nacional son válidos además los próceres, los íconos culturales y, en un terreno más pedestre, los personajes de la cultura contemporánea que se constituyen en ejemplos de éxitos y valores.

Si nos fijamos un poco, nuestros odiados y admirados norteamericanos han ido constituyendo su identidad con base en algunos pilares fundamentales: Si revisamos sus próceres, todos acompañaban su carácter guerrero con dotes morales, como Washington, o sentaban bases filosóficas para la Constitución del país, como Franklin o eran inventores que inspiraban a sus contemporáneos y a las futuras generaciones, como Edison .

En tiempos más recientes aparecen figuras como Bill Gates y Steve Jobs, que revolucionan el mundo a través de la informática.

De todos ellos sabemos que tuvieron que atravesar grandes dificultades y persistir en su empeño para llegar a alcanzar el éxito. Hace poco leí un comentario sobre un best seller en USA, "El Millonario de al Lado", que cuenta las historias de millonarios y descubre que el 80% de ellos en Estados Unidos no son descendientes de Rockefeller sino laburantes que con una buena idea, esfuerzo, disciplina y constancia lograron amasar fortunas.

Cómo íconos de la cultura popular tenemos al "self made man", el hombre hecho a sí mismo, que logra salir de la miseria a través de su esfuerzo y voluntad inquebrantable.

Todos hemos visto cientos de películas que cuentan estas epopeyas: "En busca de la felicidad" , con Will Smith, es muy representativa pero no se puede dejar de nombrar a las seis (¡¡¡¡seis!!!)Rockys como otro excelente ejemplo.

En todas ellas el americano encaja los dientes, soporta los golpes del destino (o de un negro o ruso gigantesco) y sigue adelante, convencido de su fortaleza y su triunfo final.

¿Cuántas veces Bruce Willys lleva salvado el mundo o a un enorme número de personas, con la fuerza de las armas, una camiseta raída y un buen cabezazo?.

Ni hablar de Batman, que transforma una tragedia personal en la defensa del ciudadano de Ciudad Gótica; o Spiderman y la frase de su tío: "Un gran poder implica una gran responsabilidad".

Y por casa, ¿cómo andamos?. Hagamos un pequeño repaso: Moreno envenenado, San Martín, Rosas y Sarmiento muriendo en el exilio, Roca fertilizando el desierto con sangre de indios (cosa que no dio ni para una película, ya que parece que nuestros indios no tenían glamour o no eran fotogénicos), Irigoyen y su diario particular, Illia derrocado, Perón entregando el gobierno a su mujer y a un ministro siniestro (cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia...), generales de cuyo nombre no quiero acordarme y mejor que paremos ahí porque me deprimo...

¿Y los íconos culturales?. A ver: El Dr. Merengue, rey de la simulación, Don Fulgencio, el hombre que no tuvo infancia, Patoruzú, un indio que se le escapó a Roca vaya uno a saber cómo, que repartía billetes en fajos y tortazos a granel al grito de "huija, chei", Isidoro Cañones en un descapotable, con Cachorra al lado y un vaso de whisky en la mano entrando a Mau Mau y así hasta llegar al inmortal Inodoro Pereyra, el Renegáu, que creo es nuestro más típico representante cuando saluda al "cómo anda" con un "Mal, pero acostumbrao..."


¿ Científicos? Favaloro se pegó un tiro en el lugar que le enseñó a cuidar al mundo...

¿Pensadores? Mariano Grondona prendiendo un habano (supongo que cubano no...) y contándonos cómo se dice "golpe militar" en griego...

¿ De dónde nos agarramos, de quién nos referenciamos como pueblo y como individuos los argentinos ?.

Ojo, no digo que no tengamos modelos para seguir, los tenemos y de a cientos; digo que tienen poca prensa, que parece que los buenos ejemplos y los valores reverenciados y seguidos por generaciones en otros países acá no te levantan un punto de rating; si en USA los adolescentes quieren ser (y estudian para eso) como Steve Jobs, el creador de Apple y Pixar, acá nuestros púberes (y no tanto) quieren ser como Ricardito Fort, el heredero de los Chocolatines Jack con sorpresa...

Y claro, esto nos enfrenta a otra dificultad: si no tengo el apellido, si no me tocó en suerte la herencia del abuelo, estoy en el horno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada